10 nov. 2017

¿Quién soy?

Harley

¡Hola! Soy Harley. 


Me presento brevemente. Aunque advierto que tal vez no sea el tipo de presentación que esperáis. Que soy muy de decepcionar.

¡Mira, ya he empezado!


Me conocen por ser bastante irritante. Mala, sarcástica, políticamente incorrecta y socialmente selectiva. Villana de manual y anti-heroína. Hasta aquí bien ¿Verdad?

Os pondré en antecedentes, pero que no cunda el pánico. Será rápido y sin dolor.

Antes de villana fui psiquiatra. Me conocían como Harleen Frances Soberana, y era una estudiante de psiquiatría sobresaliente. No es que quiera sonar pedante, pero así fue.

Tras licenciarme me ofrecieron trabajar como interna en el "Asilo Arkham" en Gotham City, y yo, más feliz que una perdiz, empecé allí mi primer año de residencia. 

Había hecho un trabajo de investigación sobre asesinos en serie, y a los jefes les gustó tanto que me asignaron el caso de una especie de payaso criminal, guapísimo el mozo, al que llamaban Joker. En nuestra primera sesión le insté a que me llamara Dra. Sobe, por aquello de la confianza médico-paciente. Él, que llevaba mucho tiempo en silencio, empezó a reír. Me preguntó si estaba coqueteando con el (Que sí) y luego intentó estrangularme. Estaba tan sexy… Me soltó de golpe, y de golpe me enamoré de él.

Empezamos a salir, le ayudé a escapar de Arkham y me pillaron. Revocaron mi licencia,  y me inhabilitaron como psiquiatra. 

Ya veis, todo muy romántico. Pero ese fue el punto álgido. Desde entonces, el caos. Que la rutina arrasa con todo lo que encuentra a su paso, ya se sabe, y fue así como mi Bichito empezó a tratarme con una indiferencia dantesca. 

Y no os cuento las batallitas con las que tuve que lidiar. Malas gentes de Gotham que enviaban mis ex jefes, que en lugar de darme un finiquito decidieron ponerle precio a mi cabeza. Demasiado poco, para mi gusto.

No os engañaré, entre unas cosas y otras acabé por volverme loca. Pero no una loca cualquiera... ¡que va!. Una loca ágil, resistente, entrenada en el campo del psicoanálisis, inconformista, rebelde e inmune al veneno. Esto último se lo debo una amiga eco-terrorista. Muy íntima, como mi hermana.

Me convertí en villana con demencia ocasional y enfermedad mental severa. Y ahora oigo voces continuamente.

Si, ya se. Me vendo mal. Pero oye, me cogéis en otro momento y os lo resumo con un "soy puro amor con mal carácter" y tira que te va. 

¿Cómo? ¿Que qué pretendo? (Perdón, las voces...)


Pretendo que este espacio sea un homenaje a aquellos que como yo, os encontréis en un limbo entre la cordura y la locura.

Un lugar donde hablar de actualidad, política y otros desvaríos desde un punto de vista subjetivo y disfrutarlo con un café o lo que apetezca. Donde podamos hacer pequeños los problemas. Aunque no sean nuestros. Y mejor si no son nuestros. Un territorio políticamente incorrecto donde el volverse loco sea lícito, pues hoy en día la locura es la única forma de mantenerse cuerdo.

No esperéis asiduidad, que soy la mala y es lo que hago. Y vale más contenido de calidad espaciado en el tiempo que mucho y malo. No esperéis cantidad. Lo mismo os escribo un libro de dimensiones bíblicas, que un terceto, que subo un vídeo. Lo que sí os aseguro que suba el contenido que suba, será presuntamente interesante. Pero vaya por delante que presuntamente, por si las moscas.

Siempre me haré responsable de lo que digo, de lo que entendáis... Ya otro gallo canta. Yo aviso.

Si habéis llegado hasta aquí significa que aceptáis de facto las condiciones del contrato. Lo que os da pleno derecho a formar parte del escuadrón y llamarme "La Sobe".

Dicho esto os hago un último juramento: Prometo seros fiel, y respetaros en la salud y en la blablablablaaaaa... Amén. Y ahora sed felices. Que total, locos ya estamos.

¿Veis? ¿Cómo no me vais a querer? 


> Os dejo todas mis redes en esta página. Echarles un ojo que alguna os gustará, digo yo. El Chef recomienda la primera de la carta. 






¡Os espero allí también!


¡BON APPETIT!


Harley Quinn doll


No hay comentarios:

Publicar un comentario